La playa de Gavà recibirá una aportación de 40.000 metros cúbicos de arena

A partir mañana, 3 de junio, la Demarcación de Costas en Catalunya y el Puerto de Barcelona empezarán una aportación de arena para mitigar los efectos de la regresión en la playa de Gavà. En concreto, se verterán un total de 40.000 metros cúbicos de arena en el tramo situado entre delante de la calle Blanes.

Del total de arena que se restituirá, 20.000 metros cúbicos corresponden a las obras de emergencia impulsadas por el Ministerio de Transición Ecológica para paliar los efectos del temporal Gloria del pasado mes de enero. Se responde así a las demandas que el Ayuntamiento trasladó al organismo estatal a través de la Demarcación de Costas en Catalunya y que van en línea con las reclamaciones que el gobierno municipal ha venido haciendo a las administraciones competentes sobre la problemática de regresión de la playa.

El litoral de Gavà resultó gravemente afectado por el temporal y durante unos días tuvo que prohibirse el acceso a su totalidad. El tramo más afectado por la regresión fue el de la calle Blanes donde, desde entonces, está restringido el acceso. Inicialmente, la intervención de emergencia debía ejecutarse en marzo, pero el estado de alarma decretado por la pandemia del Covid-19 obligó a su aplazamiento.


Una segunda aportación, de 20.000 metros cúbicos más, corresponde a la reposición anual de arena a cargo de la Autoridad Portuaria de Barcelona, ​​en aplicación de la Declaración de Impacto Ambiental de las obras de ampliación del Puerto. Unas intervenciones que se realizan desde el año 2015 coincidiendo con el inicio de la temporada de playas, con un paréntesis en verano de 2016.

Los trabajos

Los 40.000 metros cúbicos de arena que contemplan las dos intervenciones provendrán del fondo marino de Port Ginesta. Se transportarán con una draga hasta la playa de Gavà, donde se verterán mediante una tubería sumergida.

Posteriormente, y con maquinaria de obras adecuada, la arena se repartirá de manera uniforme por un tramo de 200 metros de longitud a ambos lados de la calle Blanes. Esto obligará a cerrar toda la zona de arena afectada durante el vertido, excepto un paso para peatones junto a las dunas. No se descarta, sin embargo, hacer la operación en dos tramos, que se irían reabriendo así como avance la intervención.

En la misma arena se instalarán unos contenedores, grupos electrógenos insonorizados, depósitos, herramientas y proyectores debidamente señalizados y protegidos que irán desplazándose. Estas zonas servirán de estacionamiento de las máquinas de movimiento de tierras cuando estén paradas.


Desde hoy habrá afectaciones en el acceso y estacionamiento de vehículos en la calle Blanes desde la calle Tellinaires para facilitar el acceso de la maquinaria y de los equipos necesarios, que serán debidamente señalizadas.

La reposición de la arena se realizará en horario ininterrumpido durante 12 días. Desde el Ayuntamiento, se ha instado a la empresa que ejecutará los trabajos a que adopte las medidas necesarias para minimizar el impacto, sobre todo sonoro, tanto de día como de noche, y que utilice los equipos de trabajo más adecuados para hacerlo posible.

Una vez finalicen los trabajos, la playa se mantendrá cerrada un par de días más, para que la arena se seque y se aclare el agua de mar.

La playa quedará abierta en su totalidad de la playa de Gavà pocos días después del inicio de la temporada de baño, que el Ayuntamiento prevé abrir oficialmente el 13 de junio. Estos días se está trabajando en los preparativos para aplicar las medidas necesarias que garanticen un uso social de la playa de acuerdo con las condiciones derivadas de la Covid-19. La playa se adaptará a los requerimientos de las autoridades sanitarias para proteger la salud de los vecinos de la ciudad y del barrio de Gavà Mar y de los visitantes. Y al mismo tiempo, se preparan todos los dispositivos y servicios necesarios para el uso recreativo

La intervención se añadirá a las aportaciones de arena efectuadas los años 2015, 2017, 2018 y 2019 con un volumen global de 82.000 metros cúbicos en diferentes tramos de la playa. La de este verano será la intervención más relevante tras la que tuvo lugar en junio de 2017. Entonces se vertieron 45.000 metros cúbicos de arena en un tramo de un kilómetro entre las calles Palamós y Pals.